Conoce la colmena

Partes de la colmena

La Colmena lo es todo. Es el hogar de las abejas, es donde ellas viven y se desarrollan, y también es el lugar en donde nosotros, los apicultores, recogemos los frutos de la campaña: La Miel, la Cera, los Porpóleos, el Pan de Abeja, la Jalea Real.

Pero la Colmena es algo más.

Es un ser vivo compuesto de miles de abejas, que interrelacionadas entre sí, logran sobrevivir y adaptarse a su medio. Las abejas nacen y mueren, es inebitable, pero que una colmena muera en su conjunto nos produce un dolor espantoso… cuando vemos que, por desgracia, una de nuestras colmenas deja de existir es cómo si perdiéramos a un animal de compañía.

La Colmena es un bioindicador del estado de salud del Medio Natural que la rodea. Siempre nos indica el estado de salud de hasta 10 km a la redonda. Así, si por ejemplo, nos encontramos milles de abejas muertas a la vez, contaminadas de agrotóxicos, la lectura que nosotros vemos es que el medio, no sólo está contaminado, sino que es tóxico para la vida.

Dentro de la Colmena siempre vamos a encontrar a 3 tipos de abejas diferentes y diferenciados:

  • Una reina (madre), única abeja hembra fecunda y capáz de poner, a su antojo, huevos fecundados que serán abejas hembras o huevos sin fecundar que serán siempre Zánganos o abejas macho.
  • Abejas, miles de hermanas, hijas de una sola reina y que son la base de funcionamiento de la Colmena, sin ellas no hay desarrollo. Cada una cumple su función según la edad que tenga.
  • Zánganos: mucho menos numerosos que sus hermanas hembras, su función exacta aún no está del todo descubierta. Sabemos de su importancia pues son los únicos que se aparean con las hembras (muriendo en ese acto), se les ve en las colmenas aunque carecen de aguijón, veneno, patas adaptadas o lengua sucionadora.

MIEL: nuestro más dulce alimento. Es el principal sustento de la abeja, fuente de energía, minerales, vitaminas. Miles de años nos vinculan con la Miel quien ha sido musa de obras de Arte, pilar de civilizaciones, alimento de faraónes y medicina de tradición china.

LOS PROPÓLEOS: sustancias pegajosas creadas a partir de resinas y encimas de las propias abejas. Es una sustancia antibacteriana que la abeja utiliza para sellar su hogar, para “propolizar” los desechos que no puede sacar de su colmena (p.e. animales pequeños, insectos etc)

CERA: es una sustancia que crea una determinada abeja (por su edad) a través de sus segmentos abdominales. Con esta sustancia crea las estructuras de su hogar (las celdillas) y en donde se desarrollan sus crías, donde almacena el pólen y el néctar que luego se convierte en miel.